Trucos para que la comida de las fiestas no afecte tu rendimiento
Posted: diciembre 20th, 2013

Lo que se debe y no se debe hacer a la hora de correr

Las fiestas de fin de año vienen acompañadas de reuniones de trabajo, así como también de encuentros con amigos y familia para brindar por la Navidad y el nuevo ciclo que comienza. Pero estos eventos suelen incorporar deliciosos menús altos en calorías, que pueden afectar el modo en el que después nos desempeñamos físicamente durante nuestro entrenamiento.

En este sentido, el desafío se presenta al momento de elegir qué alimentos y bebidas ingerir para poder disfrutar de las fiestas al mismo tiempo que cuidamos nuestro cuerpo. A continuación, cuatro trucos que puedes implementar en los próximos días.

1. Evitar excederse en hidratos de carbonos y alimentos salados

Durante las fiestas, es normal consumir alimentos altos en calorías, hidratos de carbonos y sodio. Para evitar que estos platos atenten contra el rendimiento físico en los entrenamientos posteriores, lo recomendable es reducir las porciones.

Esto –a su vez- hará que se tenga menos sed (que causa las comidas saladas) y no se beba demasiado líquido, lo cual podría contribuir a la sensación de hinchazón y malestar.

Para darnos una idea, si nos excedemos en estos tipos de alimentos, el cuerpo necesita al menos 24 horas para terminar de digerir y eliminar aquello que no necesita, lo cual deriva en un efecto de pesadez muy molesto a la hora de ejercitar.

2. Moderare con el alcohol

Las bebidas alcohólicas como el vino o la cerveza hacen su aparición de manera frecuente en la mesa festiva. Si no somos abstemios, debemos tener en cuenta que el vino posee menos calorías que la cerveza (120 por sobre 156).

Hashing

Otra de las diferencias es que las burbujas de la cerveza pueden generar sensación de saciedad cuando se la combina con alimentos y por ello es que se la suele recomendar en lugar del vino. Además, el vino en cantidad puede provocar dolores de cabeza al día siguiente, lo que atenta contra la plenitud de nuestro organismo para realizar ejercicio físico.

Lo importante es que –elijas la bebida que elijas- sólo consumas dos vasos para poder estar activo al cien por cien al día siguiente, así como también mantener las calorías y niveles de alcohol dentro de parámetros aceptables.

La buena noticia es que ambas bebidas, en cantidades moderadas, contienen antioxidantes que ayudan a retardar el envejecimiento.

3. Consumir más nutrientes y proteínas

Muchas de las comidas que se consumen durante las fiestas de fin de año integran frutos secos, los cuales forman parte de una dieta balanceada, ideal para un deportista.

En este sentido, su ingesta puede resultar beneficioso ya que contienen buena cantidad de magnesio, un mineral que ayuda a convertir el azúcar en energía.

Jugos naturales, ideales para servir en lugar de las gaseosas. Foto. ©Breville USA/ Creative Commons

Por otra parte, para aportar más vitaminas, proteínas, minerales y antioxidantes necesarios para continuar con el entrenamiento sin problemas, se pueden presentar en la mesa compartida jugos naturales hechos con pomelo, naranja, pera, batata y manzana, en lugar de servir bebidas gaseosas o procesadas industrialmente.

4. Conducta post-festejos

Si durante los festejos no pueden controlarse los impulsos que llevan a probar cada uno de los platos presentados en las reuniones, una buena opción es moderar la cantidad de alimentos en los días posteriores.

Se recomienda disminuir la incorporación de calorías en un 30 o 40 por ciento durante dos o tres días, pero nunca consumir menos de 500 diarias, lo cual podría hacernos sentir letárgicos y perder nutrientes importantes para nuestro organismo.

En resumidas cuentas, durante estas fiestas podrás beber y comer lo que desees, la clave está en hacerlo de forma moderada para que nada de lo que ingieras te impida entrenar adecuadamente.

¿Qué piensas sobre estos trucos? ¿Conoces otros?

Danos tu opinión aquí.